Han pasado años. Tres años entre las películas de Star Wars. Dieciséis años entre trilogías. Luego el tiempo se redujo: solo tuvimos que esperar 10 años para El despertar de la fuerza después del La venganza de los Sith. Desde entonces las películas de Star Wars han salido año tras año. Pero ahora, por la primera — y probablemente última — vez, podremos ver dos películas de Star Wars en solo meses.

Los últimos Jedi se estrenó este viernes pasado, y aunque los fans tendrán que esperar dos años para saber cómo concluye la historia, el próximo filme de Star Wars llegará muy pronto. La fecha de estreno de Solo: A Star Wars Story es el 25 de mayo de 2018: un poco más de cinco meses de la fecha. Esto es casi incomprensible para fans acostumbrados a esperar películas que siempre parecen estar muy, muy lejos. No tengo que explicar la emoción que están sintiendo.

¿Pero acaso la espera hace que las películas sean más especial? Es algo que me he preguntando aún antes de que se estrenara El despertar de la fuerza en 2015. Después de Rogue One y Los últimos Jedi, 12 meses parece un periodo de tiempo tiempo bastante decente. Hay una oportunidad para digerir y disfrutar la película. Y luego hay suficiente tiempo para emocionarte para la que vendrá después.

 Después de Rogue One y Los últimos Jedi, 12 meses parece un periodo de tiempo tiempo bastante decente. 

Solo quedan cinco meses. Es de locos. Las cosas están muy comprimidas. Es aún más loco cuando piensas que desde el día de hoy, no hemos visto ninguna imagen oficial de Solo: A Star Wars Story. El único cartel que se ha publicado es un logo. Con Los últimos Jedi, los fans vieron las primeras secuencias nueve meses antes del estreno, lo cual les dio una buena cantidad de tiempo para procesar, especular y disfrutar la experiencia antes de que la película llegara a cines.

Ahora, la experiencia durará la mitad.

Pronto, se supone, veremos un tráiler, un cartel y algunas fotos. Luego vendrá la publicidad en televisión, entrevistas y antes de que nos demos cuenta, estaremos en un cine viendo cómo era Han Solo antes de Una nueva esperanza. Ese día llegará más pronto de lo que imaginas. Mientras tanto, tendremos a Black Panther, Pacific Rim y Infinity War. Muchas cosas para entretenernos.

Es imposible predecir si el periodo de espera reducido moderará la emoción de los fans para Solo: A Star Wars Story. Yo creo que probablemente no. Pero la situación, que posiblemente solo ocurrirá una vez en la vida, es demasiado única para no analizarla. Se acaba de estrenar una nueva película de Star Wars y llegará otra en solo unos meses.

Es casi inconcebible.

Fuente: Gizmodo

Compartir