Hasta ahora si uno quería disfrutar de las bondades del trazado de rayos y de la tecnología DLSS debía usar una de las gráficas de NVIDIA, pero hacerlo además en conjunción con los tradicionales procesadores de AMD o de Intel.

Ahora eso deja de ser cierto, porque la compañía ha aprovechado el GDC 2021 para presentar una demo que corre sobre un equipo con una RTX 3060 que, atención, hacía uso de un procesador ARM: un MediaTek Kompanio 1200 que demuestra que en NVIDIA ven con buenos ojos futuros PCs y portátiles que digan adiós a los procesadores de Intel y AMD. Ups.

NVIDIA vislumbra un futuro de PCs gaming basados en chips ARM

Mientras que esos procesadores usan la arquitectura x86-64, lo que hace aquí NVIDIA es no atarse a dicha arquitectura y plantear un futuro en el que un equipo gaming no tenga por qué estar basado en esos procesadores.

El hipotético salto del PC a procesadores ARM se hizo mucho más patente cuando Apple dio el salto a sus chips M1, y desde entonces parece haber mucho interés por parte de empresas como Microsoft, Google o Qualcomm, que están trabajando en el desarrollo de chips ARM propios.

a demo de NVIDIA mostraba el ‘Wolfenstein: Youngblood’ corriendo en ese equipo tan especial además de la demo técnica de NVIDIA ‘The Bistro’. El Kompanio 1200 (MT8195), lanzado a principios de año, es el procesador de MediaTek más ambicioso en cuanto a su orientación, y se espera que se integre en futuros Chromebooks.

Aunque obviamente las demos son mucho más dependientes de la tarjeta dedicada de NVIDIA que era la que permitía sacar el jugo al trazado de rayos y a la tecnología DLSSel hecho de poder combinar estas GPUs con un chip ARM es especialmente llamativo.

En NVIDIA indican que han desarrollado ya cinco tecnologías RTX para ARM en Linux: DLSS, RTX Direct Illumination, Global Illumination, RTX Memory Utility, y la llamada Optix AI-Accelerated Denoiser. Los SDK para desarrolladores están ya disponibles o lo estarán pronto, y esto marca una potencial opción de interés para fabricantes y usuarios.

El anuncio de este desarrollo es significativo, sobre todo teniendo en cuenta que NVIDIA compró ARM por 40.000 millones de dólares. Esa operación sigue aún en proceso de investigación por parte de los reguladores, pero aquí está claro que NVIDIA está preparando el terreno y planteando una opción de futuro que desde luego puede hacer que en Intel y AMD se pongan algo nerviosos.

Fuente: Xataka