juegos indies
juegos indies

2017 está siendo un año que vamos a recordar por la cantidad y la calidad de juegos indies que hemos disfrutado. Desde leyendas que nos demuestran por qué son legendarias, como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, a títulos experimentales que revolucionan la industria antes siquiera de estar terminados, como PlayerUnknown’s Battlegrounds. Ya sean gigantescos triple A o pequeños indies, la calidad de muchos de estos títulos está fuera de duda.

Eso sí, hay una gran diferencia entre ambos. Mientras que los triple A pueden darse a conocer con campañas de publicidad, muchos indies se pierden en un mercado más saturado que nunca, donde el boca a boca se convierte en su principal baza para poder llegar a más jugadores. Los estudios independientes tienen que saber encontrar ese algo que consiga llamar la atención, algo que veremos en nuestra lista.

Algunos juegos apuestan por su estilo artístico, otros por una mecánica novedosa, y otros por una historia nada convencional. Apuesten por lo que apuesten, tienen que saber hacerlo muy, muy bien para llegar a convertirse en uno de los mejores indie del año. Nosotros hemos seleccionado los juegos independientes que más nos han gustado, y hemos hecho una lista de los que, para nosotros, son algunos de los mejores indies de 2017.

Cuphead (Xbox One, PC)

Uno de los juegos más esperados de los últimos años ha llegado para demostrar que toda la expectación que se había generado a su alrededor era merecida. Con unas mecánicas de juego muy sencillas –un run & gun de toda la vida–, Cuphead supo adornar una jugabilidad solidísima con un apartado gráfico sin igual, que atrapa desde el primer segundo. Saltos, disparos, jefes espectaculares, una música excepcional, un estilo artístico inmejorable y una ejecución envidiable hacen que el título de Studio MDHR no pueda faltar en esta lista.

 

Night in the Woods (PC, PS4, Xbox One)

Night in the Woods es uno de esos juegos difíciles de explicar. Cualquiera que lo vea pensará que es otra de esas rarezas independientes, y que vivir la vida de una gata y sus amigos animales humanoides no tiene que tener mucho interés. Lo cierto es que el título de Infinite Fall es mucho más que eso. Detrás de su apariencia inocente se guarda una historia que sabe llegarnos al corazón, envuelta en una trama de misterio para que, además de tocar los sentimientos, también vivamos una aventura.

Golf Story (Switch)

¿Quién nos iba a decir que una aventura de rol y golf podría sorprendernos tanto? Este título para Nintendo Switch nos ofrece una gran variedad de situaciones, en las que no sólo jugaremos al golf, sino que también descubriremos una historia que tiene tiempo para el humor, la emoción o la exploración. Si os apetece probar algo nuevo, o si echáis de menos Mario Golf, lo último de Sidebar Games debería estar ya en vuestra ludoteca.

Hollow Knight (PC)

Hollow Knight coge una serie de conceptos conocidos y los ejecuta con una habilidad envidiable para convertirse en uno de los mejores metroidvania de este año. El trabajo del Team Cherry hace gala de una jugabilidad pulida, un estilo artístico acertadísimo y un derroche de buen gusto a la hora de dar vida a este universo. Sin duda, uno de esos juegos que ningún fan del género se puede perder.

Gorogoa (PC, Switch, iOS)

Tras 5 años esperándolo, Gorogoa ha llegado como una especie de milagro navideño. Este juego de puzles diseñado y creado casi en su totalidad por Jason Roberts nos ofrece una experiencia prácticamente sin igual, hasta tal punto que es difícil describir cómo se juega. A pesar de esto, sus mecánicas son bastante sencillas, y se centra en su inolvidable estilo artístico para contar sutilmente una historia y ofrecernos una constante sensación de satisfacción y sorpresa.

Hellblade: Senua’s Sacrifice (PS4, PC)

Ninja Theory, los creadores de Heavenly Sword o Enslaved: Odyssey to the West, se convierten en desarrolladores independientes para hacer los juegos que siempre han querido hacer. El primero es Hellblade: Senua’s Sacrifice, donde las emociones son lo primero. Conocer –y vivir– la historia de Senua, ver el mundo a través de la psicosis y sumergirnos en este mundo casi onírico ambientado en la mitología nórdica son los pilares de esta aventura. Es cierto que a nivel jugable, el combate se queda un tanto corto (y más viniendo de quien viene), pero como dijimos en nuestro análisis, es un juego para ponerse los auriculares y dejarse llevar.

What Remains of Edith Finch (PS4, PC, Xbox One)

Desde que se crease el género popularizado por Dear Esther, los llamados walking simulators han crecido a pasos agigantados. Probablemente, What Remains of Edith Finch sea el que ha dejado el listón más alto hasta el momento, con una experiencia preciosa en todos sus aspectos, multitud de mecánicas jugables únicas, y una narrativa cuidadísima. Sin duda, la obra de Giant Sparrow nos demuestra que los videojuegos son un medio único para contar historias.

Thimbleweed Park (Xbox One, PC, PS4, Switch, iOS, Android)

Muchos de los que estamos aquí tenemos ya una edad, y obviamente, la nostalgia empieza a ser cada vez más importante. Thimbleweed Park es un juego que coge esa nostalgia de las aventuras gráficas de LucasArts y la adapta sutil y perfectamente a 2017, manteniendo su esencia intacta. El juego de Terrible Toybox es mucho más que un homenaje al género: es una de las mejores aventuras gráficas de los últimos años, larga, divertida y bien diseñada, que los que disfrutaron con el género hace ya unas cuantas décadas no se pueden perder.

The End is Nigh (PC, Switch)

Edmund McMillen (creador de Super Meat Boy) y Tyler Glaiel unen fuerzas para ofrecernos un nuevo y desafiante juego de plataformas, que nos atrapará hasta que lo terminemos. The End is Nigh es un titulo repleto de contenido, con unos niveles difíciles pero brillantemente diseñados, y unos controles que responden a la perfección para que, si fallamos, sólo podamos echarnos la culpa a nosotros. Una experiencia absorbente que, si queremos completar al 100%, nos va a robar muchas, muchas horas.

Wonder Boy: The Dragon’s Trap (PS4, Xbox One, Switch, PC)

En una época en la que las remasterizaciones y los remakes se acumulan, el retorno de Wonder Boy demuestra cómo recuperar un juego. Wonder Boy: The Dragon’s Trap es un juego respetuoso con el original, hecho con mucho cariño y dedicación, que trae de vuelta 30 años después un clásico y hace que luzca mejor que nunca sin perder un ápice de su esencia.

Nex Machina (PS4, PC)

Nex Machina es uno de los mejores juegos de Housemarque, y sólo con decir esto ya os podéis imaginar el juegazo que es. Los amantes de los twin-stick shooters tienen aquí un nuevo título en el que perderse para superar sus récords mientras esquivan miles de proyectiles y enemigos y acaban con todo a su paso. Visualmente apabullante, con una jugabilidad a prueba de bombas y con multitud de opciones de dificultad, a poco que te guste el género Nex Machina es un imprescindible.

SteamWorld Dig 2 (Switch, PS4, PS Vita, PC)

Como se suele decir, esta secuela nos ofrece más SteamWorld Dig y mejor, pero también más bonito y más completo. Una original apuesta por el concepto de metroidvania, que lleva más allá las mecánicas del original para ofrecer una aventura sorprendente y absorbente. Gracias a lo bien diseñada que está su estructura, SteamWorld Dig 2 es un juego en el que perderse, en el buen sentido de la palabra, y disfrutar de un mundo subterráneo más complejo de lo que esperábamos.

Pyre (PS4, PC)

Supergiant Games, los creadores de Bastion y Transistor, sorprendían este año con Pyre, una aventura muy peculiar, que mezclaba un deporte inventado con una narrativa muy  elaborada, y toda la personalidad habitual de los juegos de este estudio. Otra vez con una cuidadísima banda sonora y una dirección de arte muy llamativa, su único problema para disfrutarlo es que no sepas inglés, ya que de momento no está traducido.

Statik (PS VR)

Cerramos la lista con Tarsier Studios, creadores de Little Nightmares, quienes nos sorprendieron con un interesantísimo juego de puzles para la realidad virtual, que se las apaña la perfección para paliar todas las carencias de la tecnología. Siéntate, coge tu mando y prepárate para resolver algunos de los puzles más originales de la generación, en un mundo virtual que te hace sentir parte de él y que te olvides del casco.

 Fuente: Vandal
Compartir