Lo que parecía un secreto a voces por fin se ha confirmado: LG ha decidido echar el cierre de una vez por todas a su división de smartphones.

La compañía surcoreana ha anunciado hoy mismo la noticia en un comunicado. Según la propia LG, esta decisión se toma debido a la feroz competencia existente en este mercado y ahora se dedicará a centrar sus recursos en “otras áreas de crecimiento como componentes para vehículos eléctricos, dispositivos conectados o robótica”.

Después de años de pérdidas, no parece del todo sorprendente la posibilidad de que LG se haya decidido a abandonar el negocio de los teléfonos móviles. Como ya explicábamos aquí, los problemas de LG provienen de distintas vías. Por un lado, la compañía ha tenido una dura competencia de Samsung en el terreno local, a la cuál no ha sido capaz de mantener el pulso. Tampoco ha tenido suerte ni acierto con algunos de sus últimos smartphones y además, el apartado de software y de soporte ha sido un lastre para sus teléfonos durante años.

LG tendrá que continuar ofreciendo actualizaciones y soporte a sus teléfonos durante al menos dos años y será entonces cuando eche la persiana definitivamente.

Fuente: Gizmodo