Intel confía en distribuir los primeros chips totalmente protegidos contra los ataques Meltdown y Spectre a finales de este año según ha anunciado Brian Krzanich, director ejecutivo de la compañía, durante la presentación de los últimos resultados financieros. De forma paralela el fabricante aún se encuentra trabajando en las soluciones vía software.

Ante los inversores Krzanich aseguró que Intel ha “asignado a algunas de nuestras mejores mentes” para trabajar en atajar la vulnerabilidad de la que se aprovechan ambos ataques, un remedio que pasará por “cambios basados en silicio” y será la solución a largo plazo. El directivo afirma que han estado “trabajando contrarreloj” para mitigar el efecto de Meltdown y Spectre en sus procesadores, pero reconoce que “aún tenemos que hacer más”.

Los ataques Meltdown y Spectre se aprovechan de una vulnerabilidad en la ejecución especulativa, una técnica de optimización utilizada en casi todos los chips que Intel ha fabricado en los últimos 20 años. En caso de lograr ejecutar con éxito el exploit un atacante podría llegar a leer información sensible en la memoria del sistema. Hasta ahora la compañía ha mitigado sus efectos mediante parches, pero debido a los problemas técnicos que han causado se recomienda a los usuarios no aplicarlos.

Los procesadores de AMD y aquellos basados en diseños ARM (portátiles, smartphones y tabletas) también son vulnerables, pero debido a diferencias en la arquitectura el riesgo es mucho más bajo.

En cuanto a los resultados financieros, Intel terminó el cuatro trimestre ingresando 17.100 millones de dólares, un 4 % más que en el mismo periodo del año anterior. La existencia de Meltdown y Spectre se destapó cuando Intel ya había cerrado el ejercicio contable, pero a pesar del fiasco no se espera que exista una repercusión en el actual año fiscal, periodo durante el cual la compañía prevé ingresar 65.000 millones de dólares, un aumento respecto a los 62.800 millones de dólares cosechados durante el 2017.

Compartir