Modificando la región para la que está configurado tu router wifi puedes acceder a más canales que nadie usa. Utilizarlos no es legal en España y puede causar interferencias a otros dispositivos, en algún caso de carácter crítico como los implantes médicos.

Las bandas de frecuencias asignadas a las redes wifi tienen ciertas diferencias entre cada país. Aunque el estándar común para todo el mundo define una serie de canales en cada banda, algunos de ellos sobresalen de las frecuencias que tenemos asignadas en España y por tanto utilizarlos pasa a ser ilegal. Normalmente los usuarios no se tienen que preocupar por este detalle, ya que si el router está configurado para Europa, no permitirá usar los canales ilegales, pero siempre hay routers de importación o quién intencionalmente lo configura con otra región para saltarse esas limitaciones.

Interferencias a implantes médicos si usas el canal 14

2,4 GHz
Situación del canal 14 pisando las frecuencias destinadas a implantes médicos

En la banda 2,4 GHz tenemos 13 canales, pero aún existe un canal número 14 que no se puede usar porque excede el límite superior de la banda tan solo por algunos MHz. ¿Tan grave es si lo utilizamos? El CNAF (Cuadro Nacional de Atribución de Frecuencias), documento legal que recoge qué se puede hacer en cada frecuencia, indica que justo esas frecuencias están destinadas «para implantes médicos activos de baja potencia y unidades periféricas asociadas en interiores». ¿Vale la pena arriesgarse a interferir un marcapasos o similar?

Interferencias a sistemas de telepeaje en el canal 161

5 GHZ
Canales para redes y enlaces inalámbricos en 5 GHz junto con las frecuencias utilizadas para telepeaje y comunicación entre vehículos e infraestructura de carretera

En la banda 5 GHz tenemos una situación parecida con el canal 144. En este caso es un fastidio porque renunciar a este canal nos obliga a renunciar a la posibilidad de crear un canal de 80 MHz que ofrece mucha más velocidad. Y no es que haya muchos canales disponibles con este ancho.

La banda que hay por encima del canal 144 no está destinada a redes locales inalámbricas, sino a sistemas de acceso inalámbrico tipo FWA (Fixed Wireless Access), aunque la norma también permite aplicaciones móviles. Normalmente se utiliza para enlaces punto a punto como los que usan las operadoras wireless con las típicas antenas directivas Ubiquiti. El primer canal disponible en estos equipos es el 149, así que si decides usar el 144 no vas a molestar a nadie. Incluso puede ser discutible que sea ilegal usarlo para wifi.

Donde sí hay una situación de ilegalidad es en los enlaces wireless que utilizan canales de 80 MHz de ancho, ya que en realidad los canales 161 y 173 no pueden usarse, bajo riesgo de interferir a los sistemas de telepeaje como Via-T. Esto poco parece importar a algunas operadoras wireless que tampoco usan mecanismos de control de potencia y para evitar interferencias a los radares meteorológicos.

Interferencias a radioenlaces que conectan antenas móviles

6 GHz
Banda wifi 6 GHz y canales prohibidos en Europa por utilizarse para radioenlaces digitales

En la banda wifi más joven, los 6 GHz, tenemos una enorme cantidad de canales ilegales, concretamente 34. La razón es que los routers que la equipan soportan todos los canales habilitados en los EEUU, que son 58, sin embargo, en Europa solo se han habilitado los 24 primeros. Esta situación cambiará en los próximos años, pero por el momento no se pueden usar los canales superiores al 93.

Hacerlo es extremadamente fácil, ya que el hardware de todos los routers WiFi 6E viene preparado para usarlos, así que ¿qué puede pasar si lo haces? La UN-57 de CNAF los destina a radioenlaces digitales, como los que se utilizan para conectar a la red troncal antenas de telefonía móvil a las que no llega la fibra. Las compañías que los utilizan pagan por usar estas frecuencias, así que no dudarán en denunciar cualquier interferencia.

¿Qué puede pasar si usas canales ilegales?

Los puntos de acceso wifi domésticos tienen un alcance muy limitado y suelen estar en interiores, así que es difícil que tengan capacidad para perjudicar a otros servicios. La administración cuenta con la «policía de las ondas», que son las Jefaturas Provinciales de Inspección de Telecomunicaciones. Este organismo dispone de 31 centros donde se reciben datos de 60 puntos de escucha del espectro. Además de 17 unidades móviles para cazar emisiones pirata. Sus recursos son limitados, así que normalmente no actúan de oficio, pero sí cuando una entidad perjudicada por las interferencias denuncia el caso.

Fuente: BandaAncha.eu